top of page

10 frases que destruyen la autoestima de un niño

Es cierto, no nacemos sabiendo ser padres y, a veces, sin querer, cometemos muchos errores que pueden afectar la autoestima de nuestros hijos. Las palabras equivocadas pueden herirlos por siempre. Estas frases, por ejemplo, destruyen su confianza. Por favor, evítalas.



1. "No puedes hacer nada bien".

La repites tanto hasta que el niño se la cree y, de pronto, teme intentar hacer las cosas. 

2. "Es tan fácil, no puedo creer que no puedas"

Cada quien tiene sus propias virtudes, habilidades y limitaciones. ¿Por qué aseguras que tal o cual cosa es fácil para él? Todo es práctica y debes tener paciencia.

3. "Cállate, no digas tonterías".

No esperes que opine con la madurez que a ti te costó años adquirir. Su opinión es muy válida. De hecho, aunque te diga cosas que parezcan absurdas,  debes de tomarlo en cuenta.

4. "Mejor yo lo hago, ya me desesperaste".

Una lección importante es enseñar a tus hijos a ser independientes desde edades tempranas. Si les haces tú las cosas, estás enviando un mensaje de que no pueden hacer las cosas. Cuando no estés, se sentirá inseguro de intentarlo.

5. "Te ves ridículo con eso".

Aunque creas que no está “bien vestido”, si descalificas su capacidad de elección de esa forma, lo estás lastimando. Puedes sugerirle  "otras opciones”, pero de ahí a decirle que se ve ridículo hay mucha diferencia.



6. “Me vas a matar de un infarto”. “Me estás enfermando”. “Ves lo que ocasionas, por tu culpa tenemos problemas”

El chantaje. Estás haciendo al niño responsable de cosas que no le corresponden. Muy bajo.

7. “Quítate, no estés de encimoso”. “¿No ves que estoy ocupado?”

Si lo rechazas cuando quiere expresar su cariño pensará que no merece sr amado y ese sentimiento lo hará tener problemas para relacionarse. Los niños necesitan saber que los papás los aman.

8. “Sacaste 9, no estudiaste lo suficiente”.  “No quiero verte si en el próximo examen no me traes un 10”, “Vas como los cangrejos, para atrás”

Es bueno ser exigente, pero no en exceso. La forma como dices las cosas también cuenta. No es lo  mismo decirle esas frases a “La próxima vez será mejor. Te esforzaste, pero hay que estudiar un poco más”.

9. ¿Por qué no puedes ser como tu hermano?

Con esto solo creas rivalidad y resentimiento. Cada persona es única, y no se vale comparar ni con sus hermanos, ni con amigos o compañeros.

10.“¡Maldito seas! ¡Eres un inútil! ¡Desgraciado!”

Qué terrible. Las maldiciones son agresiones que dejan la autoestima por el suelo. Es lo peor que puedes hacer.  

Las palabras de los padres son ley para los niños. Si constantemente los etiquetas acabarán por creérselo. Las humillaciones y las predicciones negativas (no lo lograrás), también son formas de destruir su confianza. La repercusión de estas acciones son para siempre. 

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page